Soluciones fáciles para crear una ciudad más inteligente

El término Smart City suele evocar imágenes de paisajes urbanos ultramodernos, con automóviles autónomos, calles impecablemente limpias y un transporte fluido y silencioso. Si bien este puede ser el caso de algunas de las ciudades nuevas que se han fundado en distintas partes del mundo, algunos de los cambios más revolucionarios pueden producirse en los lugares que forman parte de nuestra vida diaria desde hace décadas.

La tecnología para crear una ciudad inteligente de verdad no obliga a cambiar su aspecto. Por lo tanto, las probabilidades de que acabemos viviendo en una metrópolis de neón tipo Blade Runner son remotas. Como siempre, las tecnologías más inteligentes no son las más vistosas sino las que, desde la discreción, nos facilitan la vida.

Siguen algunas innovaciones que ya están creando ciudades más inteligentes y, a su vez, mejorando la vida urbana.

 

1. Eficiencia energética

Las soluciones energéticas inteligentes ya empiezan a ser bastante habituales en los hogares, por ejemplo, los contadores que permiten optimizar el consumo de energía. De este modo, no solo se ahorra en la factura de luz sino también aporta beneficios al medio ambiente al reducir las necesidades de producción de energía.

La misma filosofía se puede trasladar a una ciudad entera. Con tantos dispositivos conectados, es posible recoger datos analíticos e identificar donde existen oportunidades de ahorro. Por ejemplo, automatizar el alumbrado público de modo que solo se encienda cuando sea necesario o instalar placas solares en los edificios más antiguos para reducir su consumo de energía. Son tecnologías que ya existen y, gracias al uso de big data o datos masivos, ahora podrán desplegar todo su potencial.

GettyImages-498489381.jpg

 

2. Aparcamiento digital

Como consecuencia del crecimiento demográfico, sobre todo de las poblaciones urbanas, el estacionamiento de vehículos se vuelve cada vez más problemático. Evidentemente, es difícil ensanchar una calle cuando está rodeada de edificios. Sin embargo, existen soluciones innovadoras tanto para las ciudades como para sus habitantes que pueden revolucionar la forma de aparcar en las ciudades.

Tomando EasyPark como ejemplo, la aplicación facilita todos los pasos a la hora de aparcar, desde encontrar una plaza libre hasta pagarla. Su aparente sencillez esconde una tecnología extraordinariamente compleja. La aplicación analiza volúmenes ingentes de datos para poder predecir donde será más fácil aparcar, basándose en muchos años de información. El pago se realiza con el móvil; no hace falta buscar un parquímetro ni preocuparse por si caduca el tíquet, ya que la estancia se puede alargar sin problemas.

El Parking Dashboard permite a los gestores municipales, así como a los responsables de infraestructuras y movilidad, detectar patrones de estacionamiento a lo largo del tiempo,

haciendo más agradable la vida para los vecinos, además de reducir las emisiones generadas por los coches mientras buscan aparcamiento. Cuanto más digitalizados estén los recursos de aparcamiento, más información podrá mostrar el Dashboard. Si una ciudad invierte en un ecosistema de estacionamiento totalmente digitalizado, el Parking Dashboard podrá presentar cantidades enormes de datos que, a la larga, podrán beneficiar tanto a la propia ciudad como a sus habitantes.

GettyImages-874620736.jpg

 

3. Seguridad inteligente

Casi todos los teléfonos modernos integran una cámara capaz de captar imágenes en alta definición, incluso en condiciones de iluminación adversas. Hoy, el sector de vigilancia empieza a aplicar esta tecnología en las cámaras de seguridad, además de incorporar sofisticadas tecnologías de seguimiento y detección de sonidos.

Pero no os alarméis; la idea no es vigilar y escuchar a la población cada segundo del día. Esta tecnología inteligente permitirá sustituir la tecnología existente, ya que ofrece una calidad de imagen y sonido que permitirá un análisis detallado en caso de producirse un crimen, con más probabilidades de identificar y enjuiciar a los responsables. Si la imagen es borrosa, dificulta la identificación de los delincuentes.

Por otra parte, los avances tecnológicos también han permitido dotar a las cámaras de la capacidad de reconocer patrones de comportamiento a partir del análisis e implementación de big data. Esta capacidad puede ayudar a las autoridades a dar respuesta a un problema potencial antes de que empeore. Siempre es mejor anticiparse a un problema que reaccionar después de que haya ocurrido.

 

Son algunos ejemplos de cómo los avances tecnológicos y la mejora de la capacidad de análisis pueden contribuir a mejorar la calidad de vida urbana, en cualquier ciudad del mundo. Lo cierto es que la mayoría de nosotros no querremos mudarnos a una ciudad construida específicamente como ciudad inteligente; queremos vivir en ciudades que ya conocemos y amamos. Las tecnologías inteligentes ayudan a hacer más habitables las ciudades y, en muchos casos, es en esta fusión de lo antiguo y lo moderno donde se produce la revolución tecnológica verdadera.